top of page
Linkedin%20Hero%20Image_edited.png

Los roles de género cabalgan de nuevo..

En estas últimas semanas me falta el aire. Y no sólo por estar encerrada en casa, sino porque no hay periódico que lea, investigación que consulte o conversación que tenga en la que no se hagan evidentes las graves consecuencia que la situación va a traer para las mujeres. Qué digo va a traer, ¡ha traído!


Para muestra la realidad de muchos hogares en estos días, en los que los roles tradicionales de género se imponen sobrecargando a las mujeres con las tareas domésticas, de atención y cuidados.

Corresponsabilidad: la asignatura pendiente

Y es que desde que se iniciara el confinamiento los problemas de conciliación se han agravado sensiblemente, sobre todo para las madres trabajadoras, y la cosa puede ir a peor a medida que avance la desescalada, tanto si se produce la reincorporación a la actividad laboral presencial como si se continúa teletrabajando, mientras permanezcan cerrados los centros educativos, guarderías, escuelas infantiles, centros de día para mayores y personas dependientes, etc.

Esperad un momento que mi hijo me necesita para hacer no sé qué tarea...

Ya estoy de vuelta.


Pues como os iba diciendo. No es necesario esperar a que se instaure la tan nombrada "nueva normalidad" para saber que en este terreno - como sociedad - arrastramos dos problemas de profundo calado: la falta de medidas y recursos necesarios y suficientes para asegurar la conciliación de la vida laboral, familiar y personal que se ha hecho aún más evidente en estas semanas; y, por otro lado y casi peor que lo anterior, la falta de un reparto justo y equilibrado de las responsabilidades familiares y de cuidados entre hombres y mujeres.


Sí hija, tu camiseta azul está planchada...y en tu armario...

¿Qué os estaba contando? ...Ah, sí! Que desde los movimientos feministas llevamos décadas demandando este cambio social y cultural. Hemos repetido hasta la saciedad que la conciliación "no es cosa de mujeres", es un problema social, de carácter estructural y con graves consecuencias personales, laborales y económicas. Que nos genera innumerables problemas de salud física y psicológica, que dificulta nuestro acceso al empleo en condiciones de igualdad, que perjudica nuestras condiciones laborales y, por ende, nuestra protección social y el acceso a prestaciones; que redunda en una pérdida de talento, capacidad, competitividad, productividad y rentabilidad para las empresas; que repercute sobre el índice de natalidad y las características demográficas del país, que..., que..., que...


Por favor, Pepe, puedes atenderles tú...así no tengo forma de concentrarme...

Hombres corresponsables y cómplices por la Igualdad

Y también llevamos décadas - que parecen siglos - pidiendo a los hombres compartir las responsabilidades conjuntas de manera equilibrada, ir de la mano hacia un modelo igualitario, repartido y compartido, tanto en el ámbito público como en el privado. Y es el momento para el dar el paso definitivo.


Justo es decir que - aunque minoritarios - cada vez son más los hombres, grupos y asociaciones de hombres que comparten estos postulados.


Pero una vez más hay que recordar que estas situaciones no son casos aislados, que la corresponsabilidad no puede depender de "que tengas suerte, hija, y sea un buen compañero".


Es necesario impulsar la coeducación basada en la igualdad; promover nuevos modelos de masculinidad y relaciones interpersonales; invertir para revertir los roles de género aún tan presentes. Porque cuando lo mismo se repite de forma mayoritaria es porque se trata de algo sistémico, que más allá de lo personal es político.

#igualdad #genero #covid19 #rsc

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

8M-2021

bottom of page